Jaca, Huesca

Elegida ya en la convocatoria anterior esta localización, se ha aceptado la propuesta del Ayuntamiento de Jaca para volver a concurrir al concurso, ya que lamentablemente hubo de quedar desierto por no considerarse apropiadas ninguna de las propuestas de diseño recibidas para este emplazamiento. Jaca fue elegida y lo ha sido nuevamente por proponer la creación de un espacio público singular en el corazón de su casco histórico que podría contribuir a su revitalización. El diseño arquitectónico y urbano tradicional podría así erigirse hoy en una herramienta de cambio que, sin embargo, no renuncie a los valores que han conformado el conjunto en el que se insertaría. En este caso, se tuvo también en cuenta la importancia histórica y simbólica del municipio, ligado tanto a los orígenes del Reino de Aragón como al Camino de Santiago, así como su capacidad para demostrar que una nueva arquitectura tradicional puede ser igualmente valiosa para intervenir en entornos de carácter más urbano.

El lugar

Jaca es la capital de la comarca pirenaica de la Jacetania, situada en el noroeste de la provincia de Huesca, dentro de la comunidad autónoma de Aragón. La ciudad queda enclavada en la terraza fluvial existente entre la margen izquierda del río Aragón y la derecha de su tributario, el río Gas.

Jaca es una pequeña ciudad que contaba en 2015 con 13,088 habitantes. Sin embargo, posee una gran actividad y servicios propios de ciudades de mayor tamaño. Esto se debe al gran número de visitantes y residentes estacionales que acoge. La población temporal de la ciudad se multiplica en varios periodos a lo largo de todo el año. Su relevancia histórica y su proyección turística le confieren un papel estructural en el contexto del espacio pirenaico, un territorio muy especial por muy diversos motivos: su carácter de frontera, su paisaje y orografía, su valor ambiental, su clima, etc.

El municipio de Jaca es un vasto espacio rural donde la histórica ciudad ejerce como capital administrativa de un conjunto diseminado de 32 pueblos.

Jaca fue la primitiva capital de los “iacetani”. En época romana mantuvo un papel relevante en el control de las rutas que atravesaban los Pirineos. Adquiere categoría de ciudad con la formación del Reino de Aragón, del que fue la primera capital, a la vez que se inicia la construcción de la sede catedralicia. Su situación fronteriza con Francia y el Camino de Santiago le confieren durante la Edad Media una importancia estratégica tanto militar como de mercado.

Hasta los comienzos del siglo XX, y debido a su carácter de plaza fuerte militar, la ciudad se va renovando dentro de su recinto amurallado sin poderse expandir al exterior. Tal vez por ese motivo no se acometió en los siglos XVIII y XIX la construcción de una plaza mayor en su casco, a diferencia de  numerosas ciudades castellanas o de las tres capitales vascas.

En los últimos años, con la recesión económica, la actividad se ha vuelto a centrar en la rehabilitación del Casco Histórico, para lo que se cuenta con un Plan Especial de Mejora y Conservación. Su núcleo histórico es aún hoy, sin lugar a dudas, el centro vivo de la ciudad.

Jaca se caracteriza por tener un núcleo urbano muy compacto de grandes manzanas grandes y edificios de tres a cinco alturas en su mayoría.

Las construcciones se levantan con muros de carga de piedra y entramados de madera interiores. La  piedra se deja vista únicamente en ocasiones en las partes inferiores del edificio más cercanas al suelo, así como en esquinas y en las embocaduras de los vanos y los accesos. La tipología de soportal de la zona siempre se resuelve con piedra por medio de arcos muy tendidos. Los muros aparecen siempre revocados con morteros de cal y arena del lugar, que les confieren los colores naturales del sitio.

En las fachadas predomina el macizo frente al vano y se caracterizan por huecos de tamaño controlado, generalmente con proporciones rectangulares verticales y recercados siempre con dinteles y jambas de piedra o mortero.Abundan los balcones y rejas de forja. Las cubiertas son inclinadas y siempre con teja cerámica.

En cuanto a los aleros, lo habitual es que vuelen poco sobre la línea de la fachada y normalmente son de tablas de madera apoyadas sobre canes lisos del mismo material, aunque existen también modelos más elaborados.

La Propuesta

Diseñando una nueva Plaza Mayor para Jaca

La alta densidad del casco histórico de la ciudad ha conllevado que no exista ningún espacio público de gran entidad en su interior. Sin embargo, esa misma densidad, unida a la intensa actividad comercial de la zona, podrían convertir un espacio de este tipo en un importante atractivo.

Para llevarlo a cabo, el Ayuntamiento de Jaca propuso, tal como figura en su Plan Especial, intervenir en el espacio interior de la manzana que queda delimitada por las calles Mayor, Zocotín, Bellido y Gil y Berges, perfecta para este fin. Se trata de una manzana de amplias dimensiones, emplazada en el corazón del casco histórico.

Las condiciones del espacio interior de esta manzana, ocupada por jardines y pequeñas construcciones privadas, posibilitan la liberación de este espacio para uso público, ampliándose de esta manera la red de espacios públicos peatonales de la ciudad.

Buena parte del suelo del interior de esta manzana es ya de titularidad municipal, lo que supone un excelente punto de partida para el desarrollo de este proyecto. Las propuestas de intervención deberán liberar el área para la ejecución de esta plaza dentro de esta manzana, diseñando las nuevas fachadas que definirán este ámbito.

Esta plaza interior de manzana tendrá su acceso a través de cuatro pasajes peatonales dispuestos en las calles colindantes, a través de la edificación perimetral. Tres de estos pasajes se sitúan en nuevos edificios que son también objeto de este concurso y que ocupan parcelas que han sido ya adquiridas por el municipio, los que se abren a las calles Zocotín, Bellido y Gil Berges.

El proyecto tiene que plantear también la rehabilitación y revitalización del conjunto edificado de la manzana, aprovechando la necesidad de recomponer las partes traseras de la edificación de la manzana para convertirlas en las nuevas fachadas hacia la plaza. Las nuevas fachadas hacia la plaza deberán contar con soportales en planta baja. La edificación proyectada deberá respetar la tradición arquitectónica del centro histórico de Jaca, así como respetar los distintos niveles de protección que tienen los edificios preexistentes.

Documentación de la Propuesta

Puedes descargar información más detallada sobre la propuesta de Jaca en los siguientes enlaces: