Emplazamientos de la Edición 2018-2019 del Concurso

El Concurso Driehaus es una inédita y generosa iniciativa del financiero norteamericano Richard H. Driehaus. Enamorado de nuestro Patrimonio, decidió crear este concurso para ayudar a la recuperación de la arquitectura tradicional en las localidades españolas. Este concurso además, promueve la labor de los artesanos y trabajadores de la construcción locales. En la primera fase de la competición, los Ayuntamientos de localidades han enviado sus propuestas de rehabilitación o remodelación de diferentes espacios arquitectónicos. Entre todas ellas, han sido elegidas; Guadix en Granada, Olite en Navarra y Béjar en Salamanca.

La iniciativa presentada por el Consistorio de Guadix, en Granada, busca recuperar y mejorar el conjunto que corona la ciudad, el entorno de su antigua Alcazaba, hoy deteriorado. La propuesta incluye la restitución de los espacios libres interiores y su reconexión con la ciudad, un nuevo tratamiento para los espacios públicos degradados e infrautilizados, la reconstrucción de las viviendas arruinadas, y la revitalización del antiguo Palacio de los Saavedra.

El planteamiento con el que Olite, en Navarra, se presentó al Concurso fue, cuanto menos, ambicioso ya que propone una intervención de mejora y embellecimiento de un área estratégica de la ciudad, la zona que une el Palacio y la Iglesia de Santa María con la Iglesia de San Pedro, obviada durante años por el turismo. Se trata de revitalizar el eje conformado por la Rúa Villavieja, la Plaza del Fosal, la Plaza de la Rueda y su entorno. De esta manera se pretende devolver a esta zona la importancia y el atractivo que siempre tuvo y atraer hacia ella el turismo.

En el caso de Béjar, en Salamanca, el proyecto atrajo el interés del jurado por el objetivo de revitalizar el área de La Antigua, que está sufriendo los efectos de la despoblación. Una triste situación que sufren actualmente numerosos núcleos históricos en nuestro país. La intervención urbanística afectaría al espacio en torno a la Iglesia de Santa María, el Museo Judío y varios edificios de la época de esplendor de la industria textil local, hoy abandonados. Se busca aportar un nuevo diseño a los espacios públicos y así transformarlos en una zona atractiva para los vecinos y atraer nuevamente a la población.

Las candidaturas fueron analizadas cuidadosamente por un jurado formado por representantes del Ministerio de Fomento, el Ministerio de Cultura, el Consejo Superior de Arquitectos de España, INTBAU y el Premio Rafael Manzano.

La segunda fase del concurso está convocada por el Ministerio de Fomento, que se abrirá en los próximos días, una vez se publique en el BOE, y concluye el 13 de marzo. A partir de entonces, los estudios de arquitectura nacionales e internacionales pueden presentar sus proyectos de diseño para dar respuesta a las propuestas de los ayuntamientos elegidos.